Versículos sobre SiervoII

{ Posted on 1:15 by Leonardo Baca }


Señorío


1 Pedro
1 Ped 5.
2Apacentad la grey de Dios  que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;
3no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.
4Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.










    Siervo    
           
    Mateo:
                Mat 10:
    24  El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.
    25  Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?
      
    Mat 12.18  He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio.
    Mat 20:
    25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.
    26 Mas entre vosotros no será así,  sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,
    27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;
    28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
    Mat 23.11  El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo.
       
    Mat 24:
    45¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?
    46Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.
    47De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.
    48Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;
    49y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,
    50vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,
    51y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.
         Parábola de los talentos
        Mat 25:
    14Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
    15A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.
    16Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.
    17Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.
    18Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
    19Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.
    20Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.
    21Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
    22Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.
    :23Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
    24Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;
    25por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
    26Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
    27Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
    28Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
    29Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
    30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
    Marcos             
    Marcos 10:
    42 Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.
    43 Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,
    44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.
    45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
                Lucas
         
    Luc 16.13  Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
          El deber del siervo
                Luc 17:
    7¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa?
    8¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú?
    9¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no
    10Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.
    Parábola de las diez minas
    Luc 19:
    11Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. Luc 12Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver.
    13Y llamando a diez siervos suyos, les dio diez minas, y les dijo: Negociad entre tanto que vengo.
    14Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros.
    15Aconteció que vuelto él, después de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos a los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno.
    16Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas.
    17Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades.
    18Vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha producido cinco minas.
    19Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades.
    20Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo;
    21porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste.
    22Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré;
    23¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses?
    24Y dijo a los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas.
    25Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas.
    26Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
    27Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí
                Juan
    Juan 13.16  De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.
    Juan 15.15  Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.
     Juan 15.20  Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.
                Romanos    
    Rom 1.1  Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,
    Siervos de la justicia
    Rom 6:
    15¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.
    16¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
    17Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;
    18y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
    19Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.
    20Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia.
    21¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
    22Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.
    23Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
                1 Corintios
    1Cor 9:
    18¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.
    19Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.
    2 Corintios
    2 Cor 4:
    1Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.
    2Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.
    Gálatas          
    Gal 1:
    10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.
    Efesios
    Efe 6:
    5Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo;
    6  no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;
    7sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres,
    8sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.
    Filipenses       
    Fil 1:
    1Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos:
                Fil2:
    5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,
    6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;
    8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
    9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,
    Colosenses     
    Col 3:
         
    22Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.
    23Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
    24sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.
    2 Timoteo
                2 Tim 2:
    23Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas.
    24Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido;
    25que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad,
    26y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.
    Tito    
    Ti 1:
    1Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad,
                Ti 2
    9 Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones;
    10 no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.
    Santiago         
    Stgo 1:
    1  Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.
    1 Pedro
    1 Ped 2:
    15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos;
    16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios.
    2 Ped 1:
    1  Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:
    Judas
    Jud 1 
    Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo:

Share/Bookmark

1 Response to " Versículos sobre SiervoII "

Muy completo los versículos sobre el siervo...
Estaría bueno una oración final....para rezarla... Gracias y saludos

María S.

Publicar un comentario

Gracias!por comentar, tus comentarios son una bendición.Dios le bendice.